Archivo de la etiqueta: familia

El Origen de la Familia por Friedrich Engels

Y así nace la familia patriarcal, la mujer es entregada sin reservas al poder del hombre, los hijos son unos esclavos bajo el poder del padre.

Friedrich Engels
Engels

Entre sus numerosas obras, Friedrich Engels escribe El origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado (1884) con la intención de terminar un trabajo que Marx no alcanzó a escribir. Este trata sobre los resultados de las investigaciones de Morgan, en relación con las conclusiones de su análisis materialista de la historia, y establecer así su alcance. La teoría materialista sostiene que el factor decisivo en la historia es la producción y la reproducción de la vida inmediata. Morgan encontró en las uniones gentilicias de los indios norteamericanos la clave para descifrar importantísimos enigmas de la historia antigua, y, es a partir de esos resultados que Engels fundamenta la exposición sobre el origen de la familia.

Debido a diversas transformaciones en la familia – hasta 1860 ni siquiera se pensaba en la historia de la familia y las ciencias históricas estaban influenciadas por la concepción de familia de los cinco libros de Moisés – como la forma patriarcal más antigua y con la familia burguesa del siglo XIX, Engels piensa en una exposición de la familia que recoge autores como Bachofen o Morgan, para aclarar algunos elementos que pudieron pasar desapercibidos.

Por ejemplo, en el estudio sobre la familia de Bachofen (1861), “Derecho Materno” se afirma que: “no fue el desarrollo de las condiciones de existencia de los hombres sino el reflejo religioso de esas condiciones lo que provocó cambios históricos en la situación social recíproca del hombre y la mujer.”[1] Otro autor que hizo un aporte significativo fue MacLennan, al haber reconocido como primario el orden de descendencia con arreglo del derecho materno. Las aportaciones, tanto de Bachofen como de MacLennan fueron significativas paras las investigaciones posteriores de Morgan, por lo que, el descubrimiento de la primitiva gens de derecho materno, como etapa anterior a la gens de derecho paterno de los pueblos civilizados tiene para la historia primitiva una importancia relevante y que a Morgan le permitió bosquejar una historia de la familia, estableciendo algunos estadios clásicos de la evolución.

En todas las partes donde existe el matrimonio por grupos, la descendencia sólo puede establecerse por la línea materna, y por consiguiente, sólo se reconoce la línea femenina.

Morgan distingue tres épocas de la evolución de la familia: salvajismo, barbarie, civilización y en ellas los estadios inferior, medio y superior.

El salvajismo se caracteriza por la apropiación de productos que la naturaleza da ya hechos y las producciones humanas están destinadas, principalmente, a facilitar esa apropiación, por ejemplo con el lenguaje articulado, el fuego, el arco y la flecha; la barbarie, es un período en el cual aparece la ganadería y la agricultura y se aprende a incrementar la producción de la naturaleza por medio del trabajo humano y la invención de la alfarería, la domesticación de animales, y la fundición de hierro; la civilización es un período en que el hombre sigue aprendiendo a elaborar productos, industriales y artísticos.[2]

Para Morgan, la familia es el elemento activo porque no permanece estacionada, sino que pasa de una forma inferior a una superior; en cambio, los sistemas de parentesco son pasivos, porque sólo después de largos intervalos, registran los progresos hechos por las familias, y, sin sufrir una modificación radical. Engels comenta que el desarrollo superior de una familia, se debe, a que se han integrado a ella, familias profundamente alteradas; pasando, por ejemplo: de la promiscuidad a la formación de familias en las llamadas hordas que comprenden la forma social más elevada.

La Familia es un Elemento Activo

La salida de las familias de la promiscuidad, ha sucedido de manera procesal: primero, la familia consanguínea (relaciones entre padres e hijos), la cual fue desapareciendo hasta el punto de que en los pueblos salvajes no hay rastros de ella; en segundo, la familia panalúa, que excluye a los hermanos de la relación sexual entre hermanos y los hijos de estos, ya no son llamados hermanos sino sobrinos por los hermanos de los progenitores. Y, puesto que en ninguna forma de familia por grupos puede saberse con certeza quien es el padre de la criatura, pero sé quién es la madre, Engels concluye que: en todas las partes donde existe el matrimonio por grupos, la descendencia sólo puede establecerse por la línea materna, y por consiguiente, sólo se reconoce la línea femenina[3]. A partir de la familia punalúa y la descendencia materna, se entiende el origen de los gens, es decir, un círculo cerrado de parientes consanguíneos, por línea femenina, que no pueden casarse unos con otros y es ésta una concepción elevada de la forma de familia por Morgan.

Caminamos hacia una revolución social en que las bases económicas de la monogamia actuales desaparecerán.

Otra clasificación de la familia, según Morgan, es la sindiásmica, que es un matrimonio entre gens y que hace una raza más fuerte, tanto en el aspecto físico como en el mental. La evolución de la familia en tiempos pre-históricos consiste en una reducción del círculo en cuyo seno prevalece la comunidad conyugal entre los dos sexos, círculo que en su origen acababa la tribu entera[4]. De esta forma, se hace imposible la práctica del matrimonio por grupos y queda sólo la pareja. La familia sindiásmica, demasiado débil e inestable por sí misma, no suprime el hogar comunista y además implica el reconocimiento del predominio de la mujer en la casa. Por tanto, después del matrimonio sindiásmico, los hombres pudieron introducir la monogamia estricta con las mujeres, y cada vez más, se fue reduciendo la comunidad de los matrimonios hasta ser una relación entre una pareja y no entre grupos.

Así pues, durante la pre-historia, a medida en que iban en aumento las riquezas, y que éstas estaban en posesión del hombre, éste fue tomando una posición más importante que la mujer en la familia y sirvió para valerse de esa ventaja, y modificar el provecho de los hijos en el orden de herencia establecido. El derrocamiento del derecho materno, fue la gran derrota del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuño también las riendas de la casa; la mujer se vio degradada, convirtiéndola en servidora, en un simple instrumento de reproducción.[5]

La palabra “familia”, no significa en su origen, la mezcla de sentimentalismos y de disensiones domésticas, ese término era utilizado para referirse a los esclavos domésticos (famulus), por lo cual, familia se refiere al conjunto de esclavos pertenecientes a un mismo hombre. Y en Marx, la familia moderna contiene en germen, no sólo de la esclavitud (servitus), sino también de la servidumbre, y desde el comienzo mismo guarda relación con las cargas en la agricultura.[6]

La Familia Patriarcal o Monogámica

Y así nace la familia patriarcal, la mujer es entregada sin reservas al poder del hombre, los hijos son unos esclavos bajo el poder del padre.

La familia monogámica, nace de la familia sindiásmica, en el periodo de transición del estadio medio y superior de la barbarie. Se funda en el predominio del hombre, su fin expreso es el procrear hijos, cuya paternidad sea indiscutible, porque éstos han de ser los herederos del padre. La familia monogámica, se diferencia del matrimonio sindiásmico, por una solidez mucho más grande de los lazos conyugales, que ya no pueden ser disueltos por deseo de cualquiera de las partes.[7]

Como se ha visto, hay tres formas principales de matrimonio: al salvajismo corresponde el matrimonio por grupos; al barbarie, el matrimonio sindiásmico; a la civilización, la monogamia con sus complementos, el adulterio y la prostitución.

Caminamos hacia una revolución social en que las bases económicas de la monogamia actuales desaparecerán. La monogamia nació de la concentración de grandes riquezas en las mismas manos del hombre y del deseo de transmitir esas riquezas a los hijos[…] pero la revolución social inminente, transformando por lo menos la inmensa mayoría de las riquezas duraderas hereditarias, reducirá al mínimum todas esas preocupaciones de transmisión hereditaria[8].

Según Engels, será una transformación de los medios de producción en propiedad social, que traerá como consecuencia la desaparición del trabajo asalariado, el proletariado y la prostitución de las mujeres, por una propiedad común y la economía dejará de ser de la familia individual para pasar a manos de la sociedad, es decir, el naciente comunismo.

Marx y Engels

Bibliografía:


-ENGELS, Fedrich, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, EDICIONES DE CULTURA POPULAR, México, 1979


[1]Cfr., ENGELS, Fedrich, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, EDICIONES DE CULTURA POPULAR, México, 1979, p. 9

[2]Cfr., Ibid., p. 29.

[3]Ibid., p.45.

[4]Ibid., p.52.

[5]Ibid., p.63.

[6]Ibid., p.65.

[7]Ibid., p.69

[8]Ibid., p.85.